Publicado en Epistemología y cultura científica

Asociaciones científicas para hacer frente a las diversas amenazas del mundo actual

He elegido el apartado Science & Democracy de la web de Union of Concerned Scientists (UCS-Asociación de Científicos Preocupados), por el interés de esta iniciativa en el momento actual. La avalancha de fake news que se estaba produciendo en los últimos años, agravada por la llegada a la Casa Blanca de Trump, junto con la situación de emergencia sanitaria a nivel mundial originada por la COVID-19, hace más necesario que nunca que las decisiones políticas se tomen basándose en las evidencias científicas.

En la introducción, titulada “A qué nos enfrentamos”, considera que las decisiones políticas deben basarse en hechos y evidencias para que sean prácticas y efectivas, y que deben ser escuchados todos los sectores de la comunidad para que sean justas y equitativas. Por todo ello, la ciencia y la democracia deben ser compañeros inseparables para que las decisiones públicas sirvan al interés general. El conflicto surge cuando no coinciden el interés público y el de los poderosos, y son los más débiles los que más sufren sus consecuencias. El objetivo del Centro para la Ciencia y la Democracia surgido dentro de la asociación trabaja para hacer frente a esas situaciones ofreciendo ciencia robusta e independiente, que sea eficaz en la toma de decisiones y sirvan al bien común.

Comienza el apartado “Manteniendo una ciencia pública fuerte” poniendo varios ejemplos de las contribuciones que han hecho los científicos que han trabajado para el gobierno de EE. UU. al bienestar común: vacunas, llegada a la Luna, Internet, para, a continuación, exponer la vulnerabilidad de esta ciencia gubernamental cuando las evidencias amenazan los intereses de los poderosos. Dicho Centro trabaja para resistirse a los posibles abusos y ayudar a las infraestructuras científicas federales a mantenerse independientes en orden a que puedan seguir realizando su labor. La UCS lleva desde 2004 denunciando y enfrentándose a esas interferencias cada vez que se han dado. Entre sus funciones se encuentran las de asegurar que los trabajos científicos se comunican libremente sin censura, restricciones o tergiversaciones; así como apoyar y defender a los científicos y científicas cuando sufren intimidaciones o acoso. La metodología utilizada para evaluar las amenazas a la integridad científica es la elaboración de encuestas e informes sobre las condiciones en las que trabajan los científicos y científicas en las agencias gubernamentales.

Dentro de este apartado desarrolla con más detalle otros aspectos de este ámbito y, entre ellos, tiene uno dedicado a que los científicos expliquen cómo ha sido trabajar en la administración Trump, y en otro, cómo, desde el inicio de la pandemia, la opinión de los asesores científicos ha sido rechazada de forma reiterada por el presidente.

A mi juicio, es fundamental en la situación actual que los científicos y científicas se organicen para poder hacer frente a las amenazas de la sociedad actual. No solo a las provocadas por los intereses políticos o por los poderes económicos, también a los surgidos como consecuencia del avance de las tecnologías de la información y la comunicación, ya que en la actualidad cualquier persona desde su casa puede generar contenidos falsos y desinformaciones que se difunden rápidamente, y que pueden llegar en pocas horas hasta el último rincón del planeta. Por eso, además de intervenciones surgidas en y para el ámbito científico, como la de la UCS en EE. UU., me parecen de gran relevancia otras iniciativas complementarias dirigidas al público general surgidas de la colaboración de periodistas y científicos, como Maldita Ciencia y The Conversation, encargadas de desmontar bulos y desinformaciones, así como de proporcionar información basada en evidencias científicas.

Publicado en Epistemología y cultura científica

La tercera cultura según C. P. Snow y J. Brockman

Comparar y (si es el caso) contrastar brevemente las caracterizaciones de la tercera cultura que introducen respectivamente Snow y Brockman.

El texto hay que subirlo al blog de la asignatura (el externo a MiAulario) y poner en la tarea de MiAulario el enlace a la entrada del blog con el texto.

C. P. Snow:

By Source (WP:NFCC#4), Fair use, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=39925446

  • Debe hablar el mismo lenguaje de la ciencia para entenderse con ella y, así, resolver los problemas de comunicación entre las distintas culturas.
  • La biología molecular puede servir de ejemplo como materia de estudio relativamente atractiva y fácil de entender, y son la base de nuestra propia existencia. Esto, junto con los posibles descubrimientos futuros, podrían cambiar, a su juicio, la imagen que el hombre tiene de sí mismo, más, incluso, que el descubrimiento de Darwin.
  • Es peligroso vivir con dos culturas que no se comunican: los científicos asesoran a los políticos y estos no pueden saber si es malo o bueno, ni el alcance de lo propuesto.
  • Es necesario un cambio en la educación, educando en las artes y en las ciencias, para que en el futuro los seres humanos sean conscientes de sus responsabilidades ante las necesidades de la mayoría, y las afronten mediante la ciencia aplicada.

Creo que Snow considera que debe ser la educación el medio para crear una tercera cultura que sirva de puente entre las otras dos; el objetivo de esta tercera cultura debe ser que quienes toman las decisiones tengan una visión adecuada de las necesidades del mundo, y sean lo suficientemente responsables para aplicar el conocimiento científico para satisfacer esas necesidades, evitando los malos usos de la ciencia. Pone de ejemplo la biología molecular, un campo incipiente en aquel momento, porque no requiere de un conocimiento profundo de conceptos científicos para entender el funcionamiento básico y sus repercusiones. Snow lo explica de tal forma que yo tengo la sensación de que está hablando de lo que hoy entendemos por divulgación científica.

J. Brockman:

By nrkbeta – originally posted to Flickr as IMG_4291, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8247420

  • Los intelectuales de letras siguen sin entenderse con los científicos, y los científicos se comunican directamente con el gran público, sin intermediarios.
  • La naturaleza humana, fuente de los literatos e intelectuales de la vieja escuela, no cambia demasiado con el tiempo; la ciencia sí, y está cambiando el mundo rápidamente.
  • Lo que tradicionalmente se ha entendido como “ciencia” se ha convertido en “cultura de dominio público”, entre otras cosas, por ser el único tema actual de carácter novedoso y con el poder de cambiar el mundo.
  • El intelectual es alguien que sabe y que comunica, de forma que modela el pensamiento de su generación. Los pensadores de la tercera cultura son los nuevos intelectuales públicos.

Creo que considera que es imposible la comunicación y el entendimiento entre los científicos y los intelectuales clásicos, y, en su opinión, los científicos se están convirtiendo en los nuevos intelectuales públicos. Según él, esto es debido a la capacidad de comunicación de algunos científicos y a que, en la actualidad, la ciencia despierta el interés del público, puesto que es el único tema que tiene un carácter novedoso y que, además, está cambiando el mundo de un día para otro, con todo lo que ello supone.

Publicado en Epistemología y cultura científica

La actitud hacia la ciencia depende del nivel de cultura científica

Ejercicio 4b. Escribir un breve comentario (2/3 páginas) argumentando vuestra opinión acerca de las siguientes equiparaciones entrelazadas: – Incremento de la cultura científica entendida como alfabetización = incremento de la actitud positiva hacia la ciencia / – Actitud negativa hacia la ciencia = falta de cultura científica entendida como ignorancia.

En principio, creo que muchas de las críticas que recibe la ciencia son debidas, en gran medida, a una falta de conocimiento básico de la ciencia y su funcionamiento, carencia que se ve agravada por la ignorancia de los aspectos culturales e históricos que forman el contexto en que se origina y desarrolla la investigación científica. Probablemente, con mayor nivel de cultura científica en la sociedad no se hubieran dado algunas de las polémicas existentes en la actualidad sobre las repercusiones en el medio ambiente, en la salud, en la sociedad, etc., de determinados avances científico-tecnológicos. Pero de esta situación también son responsables, en parte, los mismos científicos que, en muchos casos, entienden la comunicación de la ciencia únicamente entre pares, es decir, entre colegas que pueden valorar sus trabajos desde su mismo nivel, olvidándose de las potenciales repercusiones de su investigación, así como, en el caso de la ciencia con financiación pública, del deber de rendir cuentas a la sociedad de en qué se gasta el dinero de los impuestos.

Libro de la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia 2016

En cualquier caso, las encuestas que se hacen periódicamente siguen dando, a nivel general, una percepción ciudadana positiva de la ciencia y la tecnología. Además, hace unos 10 años, aproximadamente en el momento en que se publicó la tesis que se presenta en este tema, se empezaron a organizar una serie de eventos y actividades en el ámbito de la comunicación de la ciencia y la tecnología, que, en mi opinión, pueden ser reflejo de un cambio de paradigma tanto en el lado de la ciencia como en el de la ciudadanía. Quizás, las nuevas generaciones de ambos lados han entendido que la ciencia es una parte más de la sociedad, y han sentido la necesidad de interaccionar de forma permanente.

Me estoy refiriendo a actuaciones diversas en cuanto al origen: desde el sector académico, con la creación de unidades y cátedras de cultura científica https://culturacientifica.com/catedra-de-cultura-cientifica/ , https://www.unavarra.es/investigacion/unidad-de-cultura-cientifica y la publicación de blogs por parte de profesores universitarios; de la colaboración entre periodistas e investigadores https://naukas.com/ , https://elpais.com/elpais/ciencia.html , https://www.agenciasinc.es/ ; en la enseñanza obligatoria y bachillerato http://steam.eus/es/ , desde la iniciativa privada https://cosmocaixa.es , https://www.eurekamuseoa.eus/es/  y pública http://www.coruna.gal/mc2/es/casa-de-las-ciencias?argIdioma=es  ,etc.

Y también diversas en cuanto al formato: blogs de divulgación, conferencias de corte clásico o de 10 minutos, de estilo formal o utilizando el humor https://www.eitb.eus/es/tag/naukas-bilbao/ , Semana de la Ciencia http://zientzia-astea.org/es/ para escolares con talleres y exposiciones, en ambiente desenfadado http://www.cienciaenelbar.com/ o con ponentes de renombre https://p4k.dipc.org/es/conferencias-plenarias … La participación ciudadana en estos eventos y actividades ha ido creciendo ininterrumpidamente desde su inicio y, a mi juicio, puede encajar perfectamente en lo que se entiende como apropiación social de la ciencia.

Es cierto que esta forma de comunicación de la ciencia se realiza únicamente entre el ámbito científico y el sector de la ciudadanía que se interesa por la ciencia, bien para informarse de cara a elegir profesión, por afán de conocimiento o, simplemente, como otra afición cualquiera. Queda un importante sector, sin duda mayoritario, al que no llega esta comunicación, y que dispone del escaso bagaje que pudo obtener en la educación obligatoria, así como de la información que recibe de los medios de comunicación y, en los últimos años, de las redes sociales, con las consiguientes carencias de rigor, especialmente de estas últimas.

En ese sentido me parece significativo todo lo que se está produciendo como consecuencia de la pandemia actual. Además de no estar preparados para ningún tipo de pandemia que pudiera darse, y que muchos epidemiólogos llevaban avisando desde hace años, las características del SARS-CoV-2, diferente a otros coronavirus, con múltiples formas de atacar al ser humano, con mecanismos de transmisión difíciles de establecer, etc., ha provocado una enorme incertidumbre que las autoridades no han sabido comunicar, y que la ciudadanía, sobre todo la occidental, no está preparada para asumir. Quizás si los científicos hubiesen explicado mejor que la deforestación y el cambio climático pueden provocar la expansión de microbios y virus desde su hábitat original al resto del mundo; si los políticos hubiesen tenido un mayor nivel de cultura científica, les hubiesen hecho caso y hubiesen tomado medidas; y si, finalmente, una vez producida la pandemia, la ciudadanía, gracias a su nivel de cultura científica, hubiese entendido rápidamente las claves para afrontar la situación y el tiempo que necesita la ciencia para desarrollar las vacunas y los medicamentos necesarios, quizás, como digo, en este momento el impacto de la pandemia hubiese sido mucho menor.

Por tanto, en mi opinión, la carencia de una mínima cultura científica puede provocar desde un desinterés a una mala actitud hacia la ciencia, algo que en una sociedad cada vez más dependiente de los avances científico-tecnológicos como la nuestra puede resultar muy peligroso. La cultura científica no se puede limitar al ámbito científico, es una parte más de la cultura y como tal debe estar integrada en la sociedad.

Publicado en Epistemología y cultura científica, Sin categoría

Modelos y enfoques sobre la cultura científica

Identificar y caracterizar brevemente los principales modelos o enfoques sobre la cultura científica que se describen y analizan en el capítulo de la tesis de la doctora Lázaro: Cultura científica y participación ciudadana en política socio-ambiental. UPV/EHU (2009).

  1. Antecedentes de la “Comprensión Pública de la Ciencia” (CPC): Necesidad de la presencia pública de la ciencia, basándose en la implementación de la filosofía baconiana por R. Boyle en la Royal Society of Science (siglo XVII).

De Johann Kerseboom – http://www.bbk.ac.uk/boyle/Issue4.html, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2268213

2. J. Dewey (1916): “ser científicamente culto no sólo es saber más ciencia, sino también «practicar la ciencia” llevarla a la vida diaria a través de la potenciación de las capacidades de los individuos para tomar decisiones y elegir cursos de acción”. Defendió la alfabetización científica por medio de la incorporación de la ciencia a la experiencia humana mediante la educación y la política.

3. Periodo de entreguerras en Inglaterra: J. Bernal “The Social Function of Science”; J.B.S. Haldane “Science and everyday life”, el hombre ordinario debe conocer algo sobre varias ramas de la ciencia, puesto que afectan su vida diaria.

4. Scientific Workers Association: promovía una mayor comprensión de la ciencia por parte del público en base a: los requerimientos futuros de la fuerza de trabajo, a que la ciencia es parte de la comprensión cultural, y en base a que la comprensión de la ciencia es central para la democracia (ya que la responsabilidad última cae en los ciudadanos y por ello deben saber de los impactos sociales y técnicos).

5. Círculo de Viena: se intentaba evitar que la ignorancia, la superstición, el irracionalismo, la dependencia y el autoritarismo, perjudicaran los avances sociales obtenidos gracias a los valores de objetividad y verdad que para ellos promovía la ciencia. También se desarrollaron emprendimientos de acercamiento de la ciencia a la sociedad, involucrándose algunos de sus miembros en tareas educativas y en conferencias públicas.

http://lasbasesdelafilosofia.blogspot.com/p/circulo-de-viena.html

By Source, Fair use, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=33613184

6. Royal Society,1985: Public Understanding of Science, promoción de la mejora de la comprensión científica para conseguir mejoras a nivel social, económico, personal, intelectual y cultural. Se estudiaron los problemas se la comprensión pública de la ciencia y participaron el sistema educativo, el parlamento y los científicos.

7. National Science Foundation (NSF)-J. Miller, décadas 1980 y 1990: medición del grado de comprensión pública de la Ciencia y Tecnología. Sus investigaciones mediante encuestas a gran escala se convirtieron en estándares de este tipo de medición en otros países para hacer seguimiento del avance de la alfabetización científica.

8. Reporte Bodmer de la Royal Society, 1985: el científico tiene el deber de comunicar los beneficios de la ciencia al público, y así un público más científicamente alfabetizado será más promotor de la investigación científica y más entusiasta sobre las innovaciones tecnológicas.

9. Thomas & Durant, 1987: una persona con altos niveles de alfabetización científica debería ser capaz de relacionarse efectivamente con asuntos científicos con los que se topan en su vida y ser capaces de enfrentarse a la ciencia de forma respetuosa para con los científicos y su expertise legitimada, y de forma cautelosa sobre su falibilidad y debilidades; esto es, ser capaz de reconocer a la ciencia por lo que es, y realizar juicios sobre asuntos de relevancia personal y social”.

10.“Modelo del Déficit”, Wynne, 1991; Ziman, 1991: el conocimiento sobre ciencia y tecnología constituye un cuerpo reconocible de información que se puede medir en un individuo y establecer su grado de déficit de comprensión, con el fin de intentar suplir su déficit cognitivo.

11. Enfoque crítico de la CPC, Wynne, 1995: enfoque cualitativo sobre las representaciones sociales de la ciencia Sociology of Scientific Knowledge (SSK) a la que llama la perspectiva constructivista, donde ha tratado de investigar cómo la gente experimenta y define a la ciencia. Se investigan las asunciones a priori sobre lo que es ciencia mediante observación de participantes, entrevistas en profundidad, etnografía. Y se estudia la influencia del contexto social sobre las nociones de ciencia, por lo que los estudios se enfocan en la ciencia en contexto público.

12. Civic scientific literacy, J. Miller, 2002:alfabetización científica cívica como el nivel de comprensión de ciencia y tecnología necesario para funcionar como ciudadano en la sociedad actual, moderna e industrial.

13. Epistemología cívica, Jasanoff, 2005: critica los enfoques CPC por disminuir el poder de la agencialidad cívica, la historia, la cultura local, privilegiando el conocimiento de hechos científicos aislados a la hora de entender la relación con la ciencia de los ciudadanos. El término alude a que los ciudadanos son agentes de conocimiento y ese conocimiento colectivo, como rasgo de la vida política, merece ser estudiado sin reducirlo a diferencias en percepción de los expertos y no expertos.

14. Apropiación social de la ciencia, López Cerezo & Cámara Hurtado, 2005: incidencia de la recepción y asimilación del conocimiento científico y tecnológico sobre las creencias y sobre la vida cotidiana de las personas. El conocimiento científico ya no se plantea como una construcción al margen de la sociedad ni en su génesis ni en su uso. Va más allá de los términos de popularización y comprensión pública, al describir y estimular procesos más complejos que además de la difusión científica, incluyen estrategias para que la sociedad pueda utilizar y aprovechar los resultados de la ciencia y la tecnología, y decidir al respecto (Barrio Alonso, 2008).

15. Enfoque ciencia y sociedad, Bauer, 2007: Una cultura científica relevante para los partidarios de este enfoque se puede evaluar sólo en un contexto preciso, por lo que pierden sentido las mediciones generales y comparativas y la dimensión individual de cultura científica. La consideración de déficit de comprensión de la ciencia y tecnología deja de ser exclusivamente del público, y pasa a ser de las instituciones y los expertos, por lo que el énfasis en los análisis y propuestas es el cambio institucional y político para permitir la participación y deliberación pública.

16. Cultura científica significativa, López Cerezo & Cámara Hurtado, 2007. Conocimiento no sólo de los hechos (respuestas apropiadas a las preguntas sobre las edades geológicas, el origen del oxígeno terrestre o la estructura del sistema solar) sino también incluye conocimientos de carácter meta-científico: conocimientos sobre riesgos, efectos adversos, usos políticos, dilemas éticos o condicionamientos económicos de la investigación científica y el desarrollo tecnológico.

17. NSF, 2008: Siguiendo los criterios de J. Miller incluye estudios de indicadores de interés, actitudes, comprensión, percepción y recursos de información científica y tecnológica utilizados.

18. Epistemología popular, López Cerezo, 2008: se refiere a las condiciones para la aceptabilidad y consolidación de las afirmaciones de conocimiento que pueden encontrarse en las personas. Considera que existen “estilos epistemológicos” que pueden combinarse en una misma persona y que explican las aparentes contradicciones entre aceptar conocimiento proveniente de la ciencia y de las seudociencias como la astrología que se registran en las encuestas.

Naukas Bilbao en el Palacio Euskalduna https://naukas.com/2019/09/06/programa-definitivo-de-naukas-bilbao-2019/
Publicado en Epistemología y cultura científica

Ejercicio 2. Mi disposición acerca de la ciencia

Describe y razona brevemente en una (o dos) página(s) tu disposición inicial (digamos que no elaborada, inconsciente, a bote pronto) acerca de la ciencia: favorable / confiada / admirativa / alguna de éstas pero con matizaciones; desfavorable / desconfiada / desencantada / alguna de éstas pero con matizaciones; ninguna de ellas como tal / una mezcla / otra disposición diferente / depende de qué ciencia /…

Desde que tengo uso de razón la ciencia siempre me ha atraído. Desde muy pequeño me he preguntado por qué los fenómenos naturales son como son, y el hecho de haberme criado en un caserío con huerto, jardín y animales, además de rodeado de montes, encaminó esa curiosidad hacia la biología. Así que, cuando llegó el momento de elegir lo que en aquel momento se llamaba carrera y hoy sería grado, no tuve duda: Ciencias Biológicas. Me especialicé en Bioquímica y pude llegar a hacer el doctorado en un tema médico, cáncer, utilizando principalmente técnicas de Biología Celular. Un amplio recorrido por las ciencias de la vida, que me hacen tener una visión de los hechos cotidianos bastante diferente al de las personas que me rodean.

Cuando doy un paseo por el monte, donde mis acompañantes ven rocas grises con curiosas manchas oscuras, yo veo los restos de conchas de seres vivos que vivieron hace varios millones de años. Cuando entramos en un bosque de eucaliptos, mis acompañantes ven árboles de vistosos troncos rectos con la corteza desprendida y que liberan un aroma agradable; mientras que yo veo unas bombas de extraer el agua de la tierra con sus nutrientes, con la consiguiente degradación del suelo, que va acompañada por la descomposición de sus hojas y la consiguiente liberación de sustancias que impiden el crecimiento de otros seres vivos y, por tanto, disminuyen la biodiversidad.

Cuando alguien es diagnosticado de cáncer y a sus allegados les embarga una mezcla de miedo, incomprensión y dudas, además de todo eso, a mí me llega la imagen de un grupo de células que han abandonado el prodigioso concierto que supone el funcionamiento de un organismo diariamente, y se ponen a tocar una melodía chirriante, sin coordinación entre los instrumentos, y que pueden conseguir, incluso, que el concierto acabe suspendiéndose definitivamente antes de tiempo. Y entonces me pregunto cuál será la causa, de todas las actualmente conocidas, que han permitido que esas células acaben con lo que, hasta ese momento, era una obra de arte.

Métastasis en hígado de ratón

Otras personas encuentran explicaciones divinas a estos fenómenos, sistema que les permite tener respuestas para todos los hechos cotidianos, sean de la naturaleza que sea, lo que disminuye la incertidumbre y les permite vivir con cierta seguridad.

En mi caso, la ciencia me permite saber cuál es mi lugar en el Universo, ya que me enseña que vivimos en un pequeño planeta de un pequeño sistema planetario; en una esquina de una galaxia formada por millones de estrellas con sus respectivos planetas; en un Universo con millones de galaxias. Y también me enseña que estamos formados por átomos que se han creado en estrellas, que cuando acabaron su ciclo vital, explotaron en forma de supernova y liberaron esos átomos que, varios millones de años después, se han agrupado para formar mi cuerpo y mi consciencia. Esa misma ciencia me enseña que la vida existe gracias a la asombrosa acumulación de una serie de circunstancias, que todavía no sabe explicar con detalle, y que es frágil porque se mantiene en una lucha constante entre el orden y el caos.

https://www.experimenta.es/noticias/grafica-y-comunicacion/ciencias-naturales-una-serie-de-juan-gatti-ilustraciones-sin-piel/

CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2385242

La ciencia también me enseña que las cosas no son como parecen; que los seres vivos hemos sobrevivido adaptándonos a nuestro entorno, y para ello, hemos desarrollado una percepción del mundo que no es la real, sino la que permitía a nuestros antepasados anticipar los peligros para poder evitarlos, así como encontrar los recursos que necesitaba para mantenerse. Por eso, la ciencia ha desarrollado métodos para evitar subjetividades y sesgos que nos hacen malinterpretar los hechos; ha elaborado herramientas para poder medir de forma lo más objetiva posible los fenómenos naturales; ha intentado dar una explicación lógica a los datos obtenidos de esa forma y, finalmente, lo ha completado con un sistema de revisión continua que permite ir corrigiendo y aumentando el conocimiento de la realidad.

Como toda actividad humana, la ciencia también tiene un lado oscuro, y ha sido utilizada reiteradamente por unos seres humanos contra otros. Pero, en términos generales, gracias a la ciencia, el ser humano puede vivir hoy en día más y mejor que lo que vivían nuestros antepasados de cualquier época.

https://www.museoevolucionhumana.com/media/Elhabitat.pdf