Publicado en El Universo a grandes rasgos

Ejercicio 1. La Luna no estaba tan cerca

El 21 de julio de 1969 yo tenía 4 meses y 5 días. En aquel tiempo mis abuelos regentaban una taberna en la planta baja del caserío familiar, en un momento en el que los caseríos de la zona estaban cediendo su lugar a fábricas y viviendas obreras, una transformación que sufrieron todos los pueblos de la periferia de Bilbao.

Mis abuelos disponían de una televisión parecida a la de la imagen, algo que todavía no era muy común en la época, y su bar era el punto de encuentro de las gentes del barrio. Así que cuando llegó ese histórico día, los vecinos pudieron ver las imágenes de la llegada del primer ser humano a la Luna mientras, probablemente, me escuchaban llorar.

https://www.rtve.es/television/60-aniversario-tve/

Con todas sus limitaciones, estos aparatos de televisión eran muy resistentes, y el de mis abuelos duró hasta mi adolescencia, cuando ya no quedaban piezas de recambio.

Aunque el programa Apolo fue clausurado cuando yo contaba con tres años, mi infancia estuvo rodeada de alusiones a la aventura espacial. Ya, meses antes de nacer yo, se había estrenado 2001: Una odisea del espacio, y tenía 8 años cuando se estrenó la que entonces se llamó La guerra de las galaxias. Sin embargo, no tengo ningún recuerdo de Star Trek hasta mucho después, supongo que Televisión Española, la única televisión en aquel momento, no emitiría la serie original.

Space1999 Year1 Title.jpg

De la que serie que sí me acuerdo, porque me encantaba, es Espacio: 1999, emitida entre 1975 y 1979. Debido a una explosión nuclear la Luna sale despedida de su órbita fuera del Sistema Solar, y los científicos que se encontraban en la base lunar se ven obligados a vagar por el espacio profundo con la única ayuda de unas cuantas naves de transporte.

Esas naves me encantaban, y solía intentar reproducirlas con las piezas del juego de construcción TENTE, la versión española de LEGO. En la imagen uno de los ladrillos del juego.

Esta serie solo duró dos temporadas, 48 episodios. Según se explica en este blog, la serie estaba dirigida principalmente al mercado anglosajón, y, precisamente, fue donde menos éxito tuvo. Parece ser que el argumento de la primera temporada era demasiado sesudo para los gustos estadounidenses y en la segunda temporada, con el objetivo de hacerla más “ligera”, se llevaron a cabo una serie de cambios de actores y de argumento que la desvirtuaron bastante. Una pena…

Con la llegada de los años 80, la Luna ya estaba completamente superada, así que llegó la mítica serie documental Cosmos: un viaje personal de Carl Sagan, con la que pude recorrer el Sistema Solar.

Pero es que en ese mismo momento, en 1981, tuvo lugar el primer vuelo de prueba del transbordador espacial.

Transbordador espacial Discovery. De NASA – http://spaceflight.nasa.gov/gallery/images/shuttle/sts-120/html/sts120-s-028.html, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2986692

Blade runner logo red.jpg

Y en 1982, para redondearlo todo, llegan E.T., el extraterrestre y:

ambientada en 2019.

El caso es que, a medida que íbamos creciendo y nos acercábamos al siglo XXI, y con esos antecedentes culturales, muchos de mi generación pensábamos que a estas alturas de siglo, 2020, el ser humano ya tendría, como mínimo, bases permanentes en la Luna y en Marte, y, quizás, hasta contacto con extraterrestres. Pero pasaron los 80 y, para cuando me di cuenta, nos plantamos en 1999 y, no solo no había bases en la Luna, sino que la mayor preocupación tecnológica en aquel año era qué iba a pasar con los ordenadores y el efecto 2000.

En fin, como se suele decir, citando a Niels Bohr, “hacer predicciones es muy difícil, sobre todo las del futuro”.

Parece ser que en la actualidad hay nuevos planes a corto plazo de llegar a la Luna La nueva carrera espacial a la Luna, aunque vista la experiencia de los últimos años conviene ser escéptico El programa Artemisa de la NASA para pisar la Luna en 2024: ¿humo o realidad? Las dificultades técnicas, junto con el enorme coste económico con poco retorno a corto plazo, son obstáculos difíciles de superar. En cualquier caso, me parece una buena señal que esos planes se basen en la colaboración internacional, y no, como hace 50 años, en una competición entre dos potencias, como parte de una carrera armamentística.

Publicado en Periodismo científico

Tarea 8.1 Redacción de noticia a partir de una canción

Canción elegida: “Laika” de Mecano:

La perra rusa Laika se convierte en el primer ser vivo terrestre que orbita la Tierra.

La URSS demuestra que es posible que un ser vivo terrestre sobreviva al lanzamiento y a las condiciones del espacio exterior, lo que supone un nuevo hito soviético en la conquista del espacio solamente un mes después del éxito del Sputnik 1.

Réplica del Sputnik I By NSSDC, NASA[1] – http://nssdc.gsfc.nasa.gov/database/MasterCatalog?sc=1957-001B, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1129363

Laika, una perra callejera moscovita entrenada para soportar las condiciones de vuelo en el Sputnik 2, sobrevivió al lanzamiento y pudo completar un número indeterminado de órbitas alrededor de la Tierra antes de que se dejaran de recibir las señales de los sensores vitales acoplados a su cuerpo. Tras los resultados de este experimento, todo indica que el ser humano está capacitado físicamente para los viajes espaciales, por lo que Laika se ha convertido en un símbolo de la capacidad humana para afrontar retos imposibles.

Los datos aportados por la instrumentación del Sputnik 2, así como los enviados por los sensores conectados al animal, permitirán ir mejorando paulatinamente los soportes vitales de las futuras naves espaciales para viajes de larga duración. La extraordinaria aceleración del lanzamiento, la exposición a radiaciones electromagnéticas del espacio exterior, las duras condiciones de habitabilidad de la nave, la microgravedad, así como el estrés que todo ello genera, son algunos de los retos que la ciencia y la tecnología deberán superar para poder hacer realidad la colonización humana del espacio, y la perra Laika ha puesto las bases para conseguirlo. Por todo ello no es de extrañar la euforia de los científicos soviéticos que han trabajado en el proyecto y lo han hecho posible, precisamente el 3 de noviembre de 1957, cuando se cumple el cuadragésimo aniversario de la revolución bolchevique.

Póster de la URSS representando El Sputnik I orbitando la Tierra, la Tierra orbitando el Sol y el Sol orbitando el centro de la Vía Láctea.
Póster de la URSS representando El Sputnik I orbitando la Tierra, la Tierra orbitando el Sol y el Sol orbitando el centro de la Vía Láctea. By Почта СССР. Номер ЦФА 3496 – RaySys, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10699257

Desde el principio de la misión se sabía que el viaje de Laika era solo de ida, ya que en la actualidad resulta imposible mantener las condiciones de habitabilidad de la nave durante el reingreso en la atmósfera, debido a las altísimas temperaturas que se generan en ese momento. Según la Agencia Espacial Soviética, seis días después del lanzamiento, Laika fue sometida a eutanasia antes de que se agotase el suministro de oxígeno, con el fin de evitarle sufrimientos innecesarios. Sin embargo, fuentes extraoficiales afirman que la perra murió pocas horas después del lanzamiento, debido a un fallo en uno de los sistemas térmicos de la nave, lo que produjo un sobrecalentamiento que no pudo ser compensado por los sistemas de refrigeración.

Sean días u horas el tiempo que Laika ha sobrevivido, solo el futuro nos podrá desvelar la magnitud del avance que este experimento supone para la Humanidad. Como dijo a principios del siglo XX Konstantin Tsiolkovsky, físico y pionero de la ciencia astronáutica rusa, “La Tierra es la cuna de la Humanidad, pero no se puede vivir en la cuna para siempre”, y esta perra callejera moscovita ha llegado más lejos que lo que nunca ha llegado un ser humano. Es cierto que ahora en la Tierra hay una perra menos, pero, en nuestro firmamento, el brillo de una nueva estrella llamada Laika guiará el camino de los futuros astronautas.

By scanned by user Neozoon, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8166574