Publicado en Neurociencia

Tarea de la clase 1: Diseño de la camiseta del equipo “Introducción a la neurociencia”

El cerebro es el órgano más complejo de los animales, y esto se debe a que, entre otras cosas, se encarga de coordinar el funcionamiento del resto de los órganos y tejidos de los organismos pluricelulares, y de controlar su relación con el medio que los rodea. Puesto que hay una enorme variedad de modos de vida entre los animales, también la hay entre los tipos de cerebros, pero, como regla general, podemos decir que son más complejos en los animales móviles que en los inmóviles.

La cumbre de la complejidad la encontramos en el cerebro humano: sus miles de millones de neuronas, junto con otros tipos celulares, funcionando todas ellas de forma coordinada, lo convierten en la estructura más compleja del Universo. Sirva como muestra de ello, un dato significativo: con el 2% del peso corporal consume el 20% de la energía total.

Andreas Vesalius, retrato procedente de su obra De humani corporis fabrica.

By Attributed to Jan van Calcar – Page xii of De humani corporis fabrica (1534 edition), showing portrait of Andreas Vesalius. Original scan of page cropped to show portrait alone, contrasted slightly to 70 in Microsoft Photo Editor. The original book from which the scan arises is a copy of the 1543 edition stored in the collection of the U.S. National Library of Medicine, a division of the National Institutes of Health (NIH)., Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=425785

El estudio tanto de su función como de su anatomía avanzó muy despacio en la Antigüedad; fue en el Renacimiento cuando los avances en la anatomía descriptiva del cerebro, que no en su fisiología, empezaron a coger velocidad. Esto pasó gracias, principalmente, al impulso de dos genios de la época: por un lado, Andreas Vesalius, considerado el fundador de la anatomía moderna; y, por otro, al polifacético Leonardo Da Vinci, autor de los primeros dibujos realistas de los ventrículos cerebrales.

Desde entonces, el conocimiento tanto de la anatomía, fisiología y funcionamiento del cerebro se ha ido acelerando hasta la actualidad, momento en el que la disponibilidad de técnicas de imagen no invasivas, así como de procesamiento de enormes cantidades de datos, han hecho de la neurociencia la disciplina científica de moda de los últimos años.

Sin embargo, a pesar del salto que estas tecnologías están proporcionando en el conocimiento de nuestro cerebro, no hay que olvidar lo dicho arriba: es la estructura más compleja del Universo, y hay que interpretar con prudencia lo que vemos en estas espectaculares imágenes.

By Mim.cis – John Hopkins University, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=46493124

Por eso, en mi opinión, el estudio del cerebro sigue siendo un puzzle que va a requerir mucha paciencia y trabajo para poder llegar a entender qué es lo que hace al ser humano ser tan especial, en lo bueno y en lo malo. Y por eso he elegido esta imagen acompañada de los acrónimos de algunas de las modernas técnicas de imagen utilizadas hoy en el estudio del cerebro: TAC, tomografía axial computerizada; PET, tomografía por emisión de positrones; IRMe, imagen por resonancia magnética estructural; IRMf, Imagen por resonancia magnética funcional.